Esto no lo vimos venir. El Covid-19 ha traído consigo, entre muchos otros cambios, el distanciamiento social. Lo que amamos de los restaurantes (además de la comida, claro está), como reunirnos con amigos, intercambiar platos en la mesa, entremezclarnos con extraños, son prácticas que tardarán un buen tiempo en regresar.

El sector gastronómico es mucho más que un local bien decorado con un número determinado de puestos. Productores, agricultores, transportistas y personal de cocina forman parte de una cadena amplia que en la actualidad se está viendo bastante afectada.

Perú es conocido como el primer destino gastronómico del mundo y, si bien el turismo está paralizado también, el sector de los restaurantes tiene que buscar la manera de mantenerse a flote. Y lo bueno de toda crisis es que nos obliga a reinventarnos.

¿Cómo cambiamos ante la coyuntura?

 

Países como Francia, España y Dinamarca han comenzado a anunciar líneas de financiamiento para el sector, pero muchos otros países aún navegan en un penoso limbo en cuanto protección gubernamental.

La salida vendría a ser: cambiar o morir. Y el cambio, felizmente, no es tan complicado como parece. Los servicios de delivery se están perfilando como la estrategia perfecta para que los restaurantes sigan ofreciendo sus servicios.

La resistencia al cambio siempre será una fuerza: “nada como un buen servicio”, “el ambiente de un restaurante es único”, “no me tengo que encargar de nada cuando voy a un restaurante”. Y sí, todo eso es cierto pero, como dice la canción: “a lo pasado… pasado”, sabiendo que, además, este no es un escenario definitivo.

O eso esperamos todos al menos.

Sin embargo, dependiendo de las decisiones que tomen los restaurantes, cuando todo pase podrán verse fortalecidos no solo al abrir nuevamente las puertas de su local, sino teniendo consolidada una nueva estrategia de márketing gastronómico.

El restaurante digital.

Los retos ahora son otros. Por ejemplo, hacer que el ambiente que antes respiraban los clientes en el local, se transmita a través de las pantallas de su celulares y computadoras.

No se trata solamente de empatizar con los clientes, sino de saber comunicar una oferta gastronómica atractiva, y además poder garantizarles que se están cumpliendo todas las medidas sanitarias requeridas para mantener a salvo tanto al personal como a los clientes.

Hay mucho por hacer y, a pesar de la ansiedad, es muy emocionante.

Toda la incertidumbre que rodea al Covid-19 puede ser un gran obstáculo o una gran oportunidad. En SIMA creemos exclusivamente en lo segundo. Como expertos en marketing digital, estamos preparados para ofrecer a los restaurantes las herramientas ideales para cada caso.

En los siguientes posts veremos cómo aumentar las ventas de tu negocio online, qué necesitas para destacarte, para encontrar a tus clientes nuevos y reencontrar a los ya fidelizados. Las posibilidades son tan amplias como el internet mismo, por lo que sabremos ayudarte a hacer un plan de márketing digital para tu restaurante.

Publicado18/09/2020

Curso GRATIS de Marketing Turístico Digital!

MARKETING TURÍSTICO DIGITAL

¡Inscríbete Ahora!

Ten acceso GRATIS al curso que te ayudará a transformar tu empresa turística en un negocio digital.